¿En que casos puedo reclamar por una negligencia médica?

Si crees que has sido víctima de una negligencia médica en el sector público o privado, pero tienes dudas sobre si puedes reclamar, te explicamos cuales son las negligencias más habituales en los juzgados y en que casos conviene reclamar una indemnización para reparar el perjuicio.

Las negligencias médicas más habituales en la jurisprudencia del Tribunal Contencioso administrativo traen su causa en:

  1. Mala prescripción de medicamentos. Momento en el que a un paciente se le prescribe algo que no está indicado para su enfermedad o directamente contraindicado por su situación clínica, pudiendo tener fatales consecuencias.
  2. Omisión de información al paciente. Consiste en no informar adecuadamente sobre un procedimiento, los riesgos y alternativas de una intervención. El paciente siempre debe conocer y aceptar todo el riesgo que corre para poder decidir.
  3. Retraso en el diagnostico.– Si los profesionales sanitarios dilatan el diagnostico de una enfermedad, ello puede tener una incidencia muy importante en el tratamiento que se deberá pautar y en su consecuencia esa pérdida de tiempo puede ser vital para la supervivencia o mejoría del paciente.

Como el propio término indica, el retraso en el diagnóstico tiene lugar cuando el profesional sanitario diagnostica una enfermedad de forma tardía.

El retraso en el diagnóstico puede darse en diversos escenarios, como por ejemplo, los siguientes:

  • Acudir a urgencias en diversas ocasiones con una sintomatología determinada y no realizar las pruebas necesarias para conocer el diagnóstico concreto, haciendo evolucionado las lesiones desde la primera visita.
  • Estar pendiente de pruebas médicas durante un período de tiempo prolongado, determinando el diagnóstico definitivo cuando la enfermedad ha avanzado considerablemente.
  • Errores o imprudencias en intervenciones quirúrgicas. A menudo, se producen errores, ya sea por algunas circunstancias ajenas al profesional sanitario o por un puro error humano. O no seguir los protocolos de actuación pautados por la guía específica.

En cualquier caso, si crees que has sido víctima o perjudicado por una negligencia médica, o que un conocido o familiar lo ha sido, no dudes en contactar con nosotros para consultarlo.