886 13 05 98 - 644 655 476
 

 

 

 

LAS NEGLIGENCIAS MÉDICAS REALIZADAS EN CLÍNICAS PRIVADAS

Capitulo I. CONTRATO DE PRESTACIÓN DE SERVICIOS

El despacho ARC abogados y asesores S.L.P. se ha consolidado en los últimos años como un despacho especializado en las negligencias médicas en Galicia. En concreto en negligencias médicas frente a servicios prestados por facultativos médicos en clínicas privadas.

Como socio del despacho de abogados e implicado en la materia dirigiré este primer capítulo de artículos relacionados con las negligencias médicas realizadas en clínicas privadas, al “contrato de prestación de servicios”.

Con carácter previo, y desde un punto de vista meramente introductorio debemos tener presente que la vinculación existente entre “el paciente y el profesional sanitario” (en el supuesto caso de ser atendido por un profesional sanitario en una clínica privada), es principalmente una relación jurídico mercantil, consolidada a través de la firma de un contrato mercantil.

Como cualquier contrato, puede interesarse su resolución del contrato por incumplimiento del mismo o solicitar una acción de daños y perjuicios.

En la mayoría de ocasiones, el contrato mercantil se perfila como un contrato de prestación de servicios, siempre que la prestación se refiere a medicina de salud. En este tipo de intervenciones el tribunal Supremo determina que:

 la responsabilidad del medico profesional es de medios y como tal no puede garantizar un resultado concreto. Obligación suya es poner a disposición del paciente los medios adecuados comprometiéndose no solo a cumplimentar las técnicas previstas para la patología en cuestión, con arreglo a la ciencia médica adecuada a una buena praxis, sino a aplicar estas técnicas con el cuidado y precisión exigible de acuerdo con las circunstancias y los riesgos inherentes a cada intervención, y, en particular, a proporcionar al paciente la información necesaria que le permita consentir o rechazar una determinada intervención. (Sentencia Tribunal Supremo 30/09/6/2009).

Sin embargo, el criterio jurisprudencial de las Audiencias Provinciales determinar que hay determinados servicios como la cirugía estética en los que la prestación o relación contractual no es de servicio, sino de resultado. Este matiz es de suma importancia, puesto que en los supuestos de medicina estética, se atiende a parámetros cuasi objetivos en función del resultado. Ello quiere decir, que se puede reclamar un resultado en la intervención y no solo la disposición de medios óptimos un servicio con la diligencia debida.

La diferencia entre los contratos de arrendamientos de servicio y los arrendamientos de obra es que los contratos de obra se pacta o se garantiza un resultado y en los de prestación de servicios no se pacta un resultado solo un servicio medico profesional y diligente.

Es por ello, que la responsabilidad de los facultativos médicos que realizan intervenciones quirúrgicas es una responsabilidad objetiva en función del resultado.

 Por todo ello, es fundamental que los pacientes que acuden a clínicas privadas a realizar cualquier intervención quirúrgica de estética tengan conocimiento de la necesidad de formalizar un contrato de resultado y que el consentimiento informado no solo se firme, sino que se informe al paciente de todos los riesgos y efectos secundarios.

Para finalizar con este capítulo, resulta relevante que la estética es toda intervención que conlleve un resultado. Dentro del catálogo de estética podría incluirse intervenciones de cirugía menor tales como la rama bucodental siempre que el resultado sea estético y no de salud.

Más sobre negligencias médicas.