644 655 476 - 886 13 05 98

La custodia compartida en Galicia, en cuanto a la atribución de la misma por los tribunales, bien homologando un acuerdo previo, bien como resolución a un procedimiento contencioso, es cada vez mas habitual.

La custodia compartida como opción más deseable a la hora de resolver la relación de menores con sus progenitores en el contexto de un divorcio o separación, empieza a convertirse en la alternativa más habitual en Galicia. Los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran como el número de divorcios de parejas con hijos en los que los jueces, o padres de mutuo acuerdo, optaron por esta alternativa fue de 611 (un 22 % del total) en 2017, frente a los 466 (un 17 %) de un año antes. Aunque de momento las cifras son muy inferiores a las de otras comunidades, sobre todo del area mediterránea, en las que se alcanza el 40%, es cierto que la evolución es significativa en cuanto Galicia estaba prácticamente en último puesto en cuanto a la aprobación judicial de esta medida.

El Tribunal Supremo es el causante de este cambio de criterio, conforme a varias sentencias que se han asentado doctrinalmente en los juzgados de familia de Galicia. Como ejemplo está la sentencia 496/2011 del 7 de julio en donde se afirma que la custodia compartida no se trata de «una medida excepcional sino que, al contrario, debería considerarse la más normal, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea».

Otra sentencia del Supremo, la 185/2012, del 17 de octubre del 2012, en la que se acordaba la inconstitucionalidad de la necesidad del informe favorable del Ministerio Fiscal para otorgarla: «No debemos olvidarnos que esa era la realidad en España hace solo unos años. Afortunadamente, la fiscalía ha dejado, hace ya un tiempo, de oponerse sistemáticamente a la custodia compartida, teniendo ahora una visión más positiva de lo que esta supone para los hijos e hijas tras la ruptura de pareja de sus progenitores».

En cualquier caso, lo primero en lo que hay que pensar en el bienestar de los pequeños y su superior interés a la hora de aplicar esta solución, teniéndose en cuenta esta circunstancia como elemento fundamental para su atribución.

Rubén Antonio Martínez.

Vía Ratio Legis Abogados.